Té para quemar grasas

A veces notamos que se nos acumula grasa en ciertas zonas de nuestro cuerpo, en especial en la zona del abdomen. Sin embargo muchas veces intentamos realizar series de ejercicios, pero los mismos no son suficientes.

Las infusiones y tés ayudan a perder peso efectivamente, siempre que sean consumidos constantemente. Como resultado se puede perder peso en esas zonas donde tendemos a acumular más grasa, de manera fácil y rápida, ya que tienen componente que queman la grasa de una manera segura y sana.

Artículos que debes leer
1 De 78

Varios estudios confirman que los tés, especialmente el té verde, ayudan a perder peso. De hecho las personas que consumen infusiones y tés queman grasa más rápidamente que quienes no lo hacen.

El té para quemar grasas puedes conseguirlo siguiendo los siguientes consejos:

Busca un té que te ayude a quemar grasas

Busca un té que te guste y que tenga eficacia para la quema de grasas. Como resultado disfrutarás de una rica infusión que tenga resultados efectivos. Entre los tés más eficaces tenemos el té verde, el blanco, el oolong y el negro. Asimismo están los tés descafeinados o los que son a base de hierbas, pero no se obtiene unos resultados tan rápidos como los antes mencionados.

Convierte en un hábito tomar té

El que establezcas una “hora del té”, te ayudará a crear un hábito saludable. De esta manera conseguirás resultados más rápido. Puedes tomar una taza en ayunas, luego una en la tarde y otra en la noche antes de irte a dormir, preferiblemente de hierbas o descafeinado.

Puedes tomar tu té tanto frío como caliente, ya que no cambia sus facultades. De esta manera puedes preparar tu té en la mañana para tomarlo frío antes o después de almorzar.

No le agregues ni azúcar ni leche, ya que la idea es que tomes té para quemar grasas y estos ingredientes aumentan tu ingesta de calorías. En consecuencia debes beberlo puro y acostumbrarte a su sabor.

Además puedes tomar té cada vez que te dé ansiedad, de vez de comer algún aperitivo dulce o salado que puede terminar agrandando tus caderas, opta por un rico té que quemará esa grasita que tienes de más.

Asimismo reemplaza el café de la mañana por un té, te ahorras unas calorías al igual que un dinero extra. Igualmente cuando compras un café en la calle tiene un montón de calorías, mientras que el té no tiene nada más, ya que es sólo agua y las hojas y/o flores utilizadas para hacer la infusión.

Tomar té es muy fácil y sabroso

Preparar té es muy sencillo, ya que calientas el agua en una taza en el microondas y después colocas la bolsita del té y esperas unos minutos. Sin embargo puedes hacerlo todavía mucho más fácil práctico para tu día a día:

– Puedes calentar agua y verterlo en un termo, luego agrega las bolsitas del té de tu preferencia y así tendrás tu bebida disponible durante todo el día.

– Si no tienes tiempo de preparar tu rica bebida en la mañana. Prepáralo en la noche para tenerlo listo para el día siguiente. De vez de comprar en tu sitio de trabajo un refresco o jugo que tantas calorías y azúcar contienen, lleva un termo grande con té frío.

Elige el momento perfecto

Los expertos consideran que ciertos tés deben ser consumidos en distintos momentos del día. De hecho dependiendo del momento se puede obtener mejores resultados para la quema de grasas.

Por ejemplo el té blanco bloque la absorción de grasa, por lo que es mejor tomarlo antes de almorzar. Asimismo el té verde y el oolong aceleran el metabolismo, por lo tanto es mejor tomarlo en la mañana e incluso durante todo el día.

Té para quemar grasas

En conclusión el tomar té te beneficiará a quemar grasas. Por lo tanto toma en consideración los siguientes tips:

– Para quemar aproximadamente 50 a 100 calorías, toma de 3 a 5 tazas de té al día.

– Controla tu dieta para ver resultados lo más pronto posible.

– El mismo té para quemar grasas ayuda a protegerte de enfermedades. Protegen tu sistema cardiovascular, protegen a tus dientes de las caries. Por lo tanto investiga sobre las propiedades que tiene cada té.

– Si no puedes tomar el té sólo, no le agregues azúcar ni leche como se comentó anteriormente. Pero si se te hace muy difícil, trata de utilizar un sustituto del azúcar como la stevia o la sucralosa que no tienen calorías.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.