Remedios caseros para el asma

El asma es una enfermedad crónica de los pulmones que inflama las vías respiratorias y las hace más estrechas. Esto genera dificultad en la respiración, periodos de silbidos al inhalar o exhalar, presión en el pecho y tos. Debido a que afecta a personas de todas las edades, en este artículo presentamos remedios caseros para el asma.

¿Qué es un ataque de asma?

Durante un ataque de asma, las paredes de las vías respiratorias se inflaman y las contraen. Esto genera una obstrucción en la respiración, debido a que entra y sale menos aire de los pulmones. Gracias a esto, también se produce una mucosidad que tapa aún más las vías respiratorias.

Puede ocurrir cuando una persona se expone al humo de tabaco, de fuego o de las fábricas, los ácaros del polvo o la contaminación del aire exterior. Las cucarachas, los animales, el moho y el ejercicio físico también son potenciales factores desencadenantes de un ataque de asma.

Asma: una enfermedad muy común

En los Estados Unidos viven más de 25 millones de personas que sufren de asma según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. A nivel mundial, esta cifra aumenta a 235 millones de enfermos de asma. Debido a esto, la Organización Mundial de la Salud la califica como la enfermedad crónica más común entre niños.

Remedios caseros para el asma

Artículos que debes leer
1 De 78

Existen varios remedios caseros para el asma a base de alimentos naturales de fácil obtención, incluyendo tés, vegetales y hierbas. El primero de estos es el té de jengibre que tiene una enzima que hace que las vías respiratorias se contraigan y relajen. Esto deriva en un efecto broncodilatador que ayuda a respirar mejor.

El té verde es otro té eficaz en el tratamiento del asma, dado que es una fuente natural de teofilina. Esta sustancia relaja los músculos que soportan los tubos bronquiales y se usa para prevenir y tratar la respiración con silbido. Asimismo, también ayuda a controlar la respiración entrecortada y la dificultad para inhalar y exhalar.

La cebolla tiene un flavonoide que relaja los bronquios y disminuye la constricción de las vías respiratorias. Además, los tiosulfinatos, otro de sus compuestos, también tienen propiedades antiasmáticas. Por otro lado, el ajo tiene propiedades anti inflamatorias debido a que su extracto reduce significativamente la inflamación de las vías respiratorias.

Tomar jugo de limón diluido con agua o inhalar su vapor es otro remedio sencillo para evitar el exceso de mucosidad en los bronquios. Este a la vez mejora la respiración y limpia el aparato respiratorio de bacterias y gérmenes.

La miel es un expectorante y anti-inflamatorio natural que elimina las flemas y el moco que bloquean el flujo de aire en las vías respiratorias. Una forma de consumirla es beber una taza de agua caliente mezclada con dos cucharadas de miel todos los días.

La cúrcuma

La cúrcuma y el romero poseen propiedades anti-inflamatorias y expectorantes que protegen el sistema respiratorio. Estos ayudan a  limpiar y despejar las vías respiratorias para facilitar la respiración.

Los vapores de eucalipto son uno de los remedios más populares y utilizados para el tratamiento del asma. Esto se debe a que es un efectivo expectorante que limpia los conductos respiratorios, abre las vías y facilita la respiración. Para prepararlo, pon a hervir hojas de eucalipto en agua y respira los vapores que salgan.

En el caso de los remedios caseros para el asma provenientes del otro lado del mundo, hay varias plantas con efectos antiasmáticos. Por ejemplo, los extractos de las resinas de boswellia o el belcho son muy utilizados en la India y en China para el tratamiento del asma porque despejan las vías respiratorias.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.