Proteger el corazón femenino con estos consejos medicinales

PROTEGER EL CORAZÓN FEMENINO

corazon-femenino

El corazón femenino no es más débil ni más fuerte, es diferente en algunos aspectos  y quizá está Menos estudiado que el del hombre. Por suerte en los últimos años se le ha prestado más atención.

EN QUÉ ES DIFERENTE

Las arterias son más estrechas:

Se pensó que era solo porque e cuerpo de la mujer, en general, es menor que el del hombre. Pero la diferencia aumenta con la edad por los cambios hormonales tras la menopausia.

Las hormonas protegen: 

Los estrógenos protegen el corazón femenino y son una ventaja de la mujer (abren las arterias y mantienen a raya el colesterol). Pero cuando llega la menopausia los niveles bajan. Es en esta etapa, más que en ninguna otra, en la que debemos mejorar y cambiar aquellos hábitos no saludables que en cierta medida teníamos compensados por la protección hormonal.

Diabetes e hipertensión se dan más: los problemas y el corazón femenino aparecen, en general, una década más tarde que en los hombres, muchas veces por la aparición de diabetes e hipertensión, enfermedades que se dan más en la mujer tras la menopausia y aumentan el riesgo de angina de pecho e infarto.

EL INFARTO AVISA DE OTRA MANERA: TOMA NOTA

El principal factor que hace que las mujeres tengan mayor riesgo cardiaco es que no presta atención a sus síntomas.

Se confunde con nervios: en los hombres se presenta un dolor  torácico severo. Sin embargo, los síntomas de las mujeres están mal definidos, A veces incluso los médicos confunden síntomas cardiacos con estrés o problemas digestivos.

Síntomas muy femeninos:

Puede haber un dolor torácico como en el hombre, pero en un número considerable de veces se manifiesta mediante fatiga, sensación de ahogo, trastorno gástrico o dolor de espalda o de mandíbula, señales que no identificas con el corazón.

Artículos que debes leer
1 De 78

Posibles complicaciones

En general, las mujeres que han padecido un ataque al corazón tienen más secuelas que los hombres con un infarto similar. De ahí que es muy importante estar prevenidas y mejorar nuestros hábitos.

APRENDE A MOVER EL CORAZÓN FEMENINO

El ejercicio mojara la vitalidad aumenta la fuerza muscular y el bienestar emocional.

Cómo saber si lo hago bien: en el caso de caminar y andar en bicicleta lo debemos practicar a una intensidad que nos permita hablar mientras realizamos el ejercicio. Si se opta por caminar, se recomienda dar 120 pasos por minuto.

Puede ser por parte: el tiempo es de 30 a 60 minutos diario, todos los días de la semana. Se puede realizar también en periodos de 10 minutos acumulado o combinando actividades. No son aconsejables actividades muy intensas como el “spinning” (clases de bicicleta estática) o squash.

LIBERA TENSIONES

liberar-tension

En las mujeres es más frecuente un infarto por estrés emocional. Se ha demostrado que los problemas económicos, laborales, familiares y las emociones negativas, como la tristeza o el enojo incrementan de forma significativa el riesgo. Además de con el ejercicio, otras maneras de relajarte son:

Busca tu momento: cada uno tiene su manera de relajarse. Hay quien se relaja leyendo, mirando la tele, dándose masajes o un baño de espuma.

SIENTE LOS LATIDOS

La frecuencia de latidos varía a lo largo del día, dependiendo de la actividad. En reposo oscila entre 50 y 100 por minuto.

Demasiados: que el corazón femenino vaya alguna vez más rápido suele ser una cosa normal y no debemos asustarnos sin motivo. Pero puede ser también un problema de las válvulas o estar relacionado con anemia. Una señal de alarma es cuando los latidos son tan rápidos que generan sensación de malestar o mareo.

Pocos: cuando el pulso es muy lento puede ocasionar cansancio y mareos puede ser por alguna medicación o por enfermedad. Estaríamos hablando de pulso inferior a 35 por minutos y siempre con síntomas como los descritos. Hay deportistas con este pulso y sin ningún problema.

Sin ritmo: las arritmias son de muchos tipos. Pueden aparecer puntualmente en corazones sanos y no significar nada. Solo un electrocardiograma no dirá si hay que preocuparse.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.