Propiedades nutricionales del pescado

El pescado es uno de los alimentos más importantes para tener una buena dieta balanceada debido a sus propiedades alimenticias. Analicemos cuáles son las propiedades nutricionales del pescado.

Dentro de la dieta mediterránea que está conformada mayormente por legumbres, verduras y granos, el pescado es un alimento indispensable.

Se considera al pescado, el alimento con el aporte de lípidos y grasas más saludable de entre todos los tipos de carnes rojas, blancas y magras.

Adicional a todo lo anteriormente expuesto, el pescado puede ser consumido por las personas de cualquier y contextura, siempre en combinación con otros tipos de proteínas.

Por lo general, se sabe que no contienen tantas calorías, que son una fuente importante de proteínas, vitaminas liposolubles e hidrosolubles y bastantes minerales. Asimismo son ricos en Omega 3 lo cual es un ácido graso famoso por sus grandes beneficios a órganos como el corazón.

Por supuesto, su valor nutritivo variará dependiendo de la especie, edad, y de la época en la que fue capturado.

Los componentes nutricionales más importantes del pescado son:

Proteínas, una de las propiedades nutricionales del pescado más relevantes

Es uno de los alimentos que más proteínas pueden aportar al organismo ya que posee alrededor de un 18% en proporción. Entiéndase que la proteína es esencial para el cuerpo ya que contienen aminoácidos como la cisteína y la treonina. Ésta última juega un papel muy importante ya que favorece el crecimiento en los niños.  Por su parte, aminoácidos como el triptófano ayudan a la formación de la sangre.

Grasas

Es bastante bajo en grasa pero aún así aporta hasta un 15% al cuerpo, siendo una de las propiedades nutricionales del pescado que no se deben obviar. Los pescados se tipifican dependiendo de la cantidad de grasa:

Pescados blancos o magros: éstos son los que menos grasa poseen, de ahí su clasificación. Sólo contienen alrededor de un 3% de esta propiedad. Algunos de ellos son el bacalao, la merluza y el lenguado.

Pescados semigrasos: Su contenido de grasa por lo general supera el 5% en la media. Podemos nombrar al besugo, a la dorada y a la trucha entre ellos.

Pescados azules o grasos: Por término medio poseen más de 10% de grasa, es por eso que se encuentran dentro de estos tipos. El atún, la sardina y el salmón son pescados grasos.

Mariscos: no son pescados en sí pero son parte importante dentro de la gastronomía marítima y una dieta basada en pescados. Sólo contienen un 2% de grasa en la parte comestible. Como ejemplo de mariscos tenemos a la almeja, la gamba y el mejillón.

Vitaminas

Entre las propiedades nutricionales del pescado tenemos las vitaminas, entre las cuales se destacan  la B1, B2, B3. Los pescados de más aporte vitamínico son la sardina, los arenques y las anchoas. El tipo más común de vitaminas que podemos encontrar en este tipo de alimento es la hidrosoluble. Entre las liposolubles más está la vitamina E, sin embargo el hígado del pescado es rico en vitamina A y D.

Minerales

Se sabe que los pescados son ricos en sodio, especialmente si éste está fresco o cuando está ahumado. El hierro es un mineral típico de los pescados de mar, mas no así de los que hacen vida en los ríos y lagos de agua dulce. Ahora bien, si el pescado se come con espinas, estarás aportando a tu cuerpo una buena cantidad de calcio y potasio.

Los minerales que menos encontramos en los pescados son el yodo, el fósforo y el zinc.

Es por esa razón que el pescado debe formar parte de nuestra dieta habitual. Una de las propiedades nutricionales del pescado azul favorece a los hipertensos y pacientes cardíacos. Algo para recordar y tomar en cuenta.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.