Programas de ejercicios físicos para la presión arterial y otras enfermedades

PROGRAMA DE EJERCICIOS FÍSICOS  PARA LA PRESIÓN Y OTRAS ENFERMEDADES

corriendo-consejos-medicinales

Los ejercicios físicos regulares son unas de las herramientas fundamentales para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad porque:

A través de la movilización del tejido graso y del gasto calórico colabora en los programas de reducción de peso.

Promueve el control de los factores de riesgo cardiovasculares

Tiene efectos positivos sobre la hipertensión arterial

Permite controlar mejor los niveles de glucemia en la sangre

Como consecuencia de todo lo anterior, mejora la calidad de vida

Programa de actividades físicas “a medida”

Se deben tener en cuenta lo siguientes factores para un programa de actividad física:

1 Frecuencia

2 Intensidad

3 Modo o tipo de actividad

4 Duración y progresión

1 Frecuencia

La primera pregunta que se suele escuchar es ¿qué actividad física conviene hacer?, a la que frecuentemente le sigue otra pregunta: ¿cuántos días por semana tengo que caminar?

Y aquí cabría repreguntar a los pacientes: ¿cuántos días por semana tiene piernas, cuántos tiene músculos, cuántos tiene metabolismo, etc?

Hay algo absurdo en la pregunta de cuantos días por semana se debe caminar ya que el caminar (el estar físicamente activos) es algo inherente a nuestra biología.

El hombre de la era paleolítica caminaba y se movía alrededor de 10 veces más que un hombre de ciudad promedio actual. Se puede decir que tenemos biología paleolítica envasada dentro de un modo de vida actual.

2 Intensidad

La actividad modera, aconsejada en la mayoría de los casos, implica los ejercicios físicos distintos para personas con disímiles características. Por tal razón,  la programación más correcta debería tener en cuenta la aptitud individual conocida a partir de pruebas de ejercicio.

Sin embargo, proponer la realización de una prueba ergométrica a todo individuo que quiere iniciar una actividad física no es sencillo, y a veces resulta un obstáculo.

En individuos sanos, un interrogatorio puede acercar al conocimiento de su aptitud, realizando las recomendaciones con elementos mas sencillos que tengan en cuenta también la seguridad del ejercicio para el sujeto.

¿Cuál es la intensidad adecuada?

hombre-cansado-consejos-medicinales

Para alcanzar beneficios para la salud no son necesarios ejercicios físicos vigorosos.

Existen diferentes formas para medir la intensidad del esfuerzo. Quizás la más frecuente sea el registro de los latidos cardíacos por minuto (frecuencia cardíaca). Los ejercicios físicos de moderada intensidad se desarrollan con niveles de frecuencia cardíaca entre el 50 % a 75 % de la máxima que corresponde a la persona.

3 Modo o tipo de actividad

Las actividades preferidas para lograr mejorías en la capacidad aeróbica y recomendadas para la promoción de la salud y prevención de enfermedades deben envolver a grandes grupos musculares y ser de tipo dinámico.

Esto debe ser empleando, al principio escasa fuerza muscular. Las caminatas son una buena alternativa para muchas personas, especialmente después de tiempos prolongados de inactividad.

¿Es bueno realizar ejercicios físicos para incrementar la fuerza muscular?

Si bien en una época estuvieron contraindicados para personas con alteraciones cardíacas o de edad avanzada, se demostró que cumplen una función importante en la preparación del individuo para las actividades diversas de la vida diaria, colaborando en la promoción de la salud.

Por otra parte, generan un mejor tono muscular y pueden favorecer el mejoramiento de la capacidad aeróbica.

Sin embargo, para las personas que sea inician es conveniente esperar cuatro semanas con el plan de caminatas antes de comenzar con los ejercicios de sobrecarga muscular.

4. Duración y progresión

La cantidad y calidad de ejercicios físicos tomado como óptimo para obtener los beneficios deseados puede no ser factible de realizar para muchas personas. Por eso, antes de iniciar un programa de actividades es conveniente conocer si el organismo está en condiciones adecuadas para tolerarlo.

Esto es más importante a medida que aumenta la edad, más aún si se dejó de hacer actividad física por períodos prolongados. Los ejercicios empleados se deben ajustar a las características individuales de cada persona y los deportes elegidos también deben respetar las pautas mencionadas (edad, sexo, peso corporal, habilidades naturales, tiempo de inactividad, etc.).La consulta a su médico de cabecera es fundamental.

Como ya se ha dicho, las caminatas son una excelente manera de comenzar, pero también existen actividades recreativas y deportivas adecuadas para todas las edades y para todos los físicos. No es necesario ser un gran deportista para efectuar juegos grupales con pelota o andar en bicicleta de paseo.

Si se tiene la posibilidad de utilizar piletas de natación recuerde que caminar  en el agua es un excelente ejercicio y, si se anima pude comenzar con movimientos de flotación siguiendo los consejos de un profesional.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.