Lechuga

Lechuga: Propiedades y Beneficios, Usos y Contraindicaciones, Cultivo y Remedios Caseros.

Cuando buscamos información sobre dietas para perder peso, se nos muestran innumerables tipos de verduras y vegetales, combinados o acompañados de otros alimentos que, además de ser saludables, son ideales para lograr el objetivo. Sin embargo, hay una verdura que siempre (o la gran mayoría de las veces) aparece como protagonista de esos platillos. La lechuga.

Sin embargo, la lechuga no es únicamente un vegetal de hojas verdes que nos ayudará a adelgazar rápidamente.

Lechuga: Propiedades y Beneficios, Usos y Contraindicaciones, Cultivo y Remedios Caseros

Aún está en duda de donde es originaria, pero se piensa que sus primeros cultivos empezaron en Asia a pesar de que fueron los griegos quienes empezaron a hacerlo de forma masiva. Sin embargo, por la cantidad de contenido nutricional que posee, hoy en día es cultivada en cada rincón del mundo y es prácticamente infaltable en las cocinas de las familias.

Nombre científico de la Lechuga.

Lactuca Sativa, conocida comúnmente como lechuga.

Nombre científico de la Lechuga

La lechuga no tiene un origen científico peculiar o llamativo como otras plantas. Se sabe que en un principio era más conocida como una planta medicinal más que como un alimento (como lo declaró Carlomagno durante un acta legislativa en el siglo 8, al ordenar el cultivo de la Lactuca serriola y Lactuca virosa. Plantas consideradas como predecesoras de la lechuga moderna)

La lechuga moderna es conocida científicamente como Lactuca Sativa. Este nombre es un derivado del latín de la palabra “leche” y se debe a que la inmensa mayoría de los tipos de lechuga que existen segregan una especie de líquido lechoso y blanquecino cuando sus hojas se parten o se rompen. Es gracias a este líquido que la lechuga posee su sabor ligeramente agrio que tanto la caracteriza.

Cultivos de la Lechuga.

Cultivos de la Lechuga

En la actualidad la producción y el cultivo de la lechuga de hace de manera global. Con un total de 24.976,32 millones de kilos producidos para el año 2017 en más de 1.16 millones hectáreas para el año 2017 según los datos revelados por La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (mundialmente conocida como FAO).

Con una producción de más del 54 por ciento, China fue el país que más produjo y suministró lechugas a nivel mundial, seguido por EE.UU con más del 15 por ciento.

Pero, ¿qué hace tan especial a estos países para que la producción de la lechuga sea tan inmensa? Además de la tecnología que poseen, mucho se debe a que utilizan métodos de cultivos eficaces e ideales.

¿Cuáles son estos métodos?

Cuáles son estos métodos del cultivo de lechuga

En primer lugar se toman en cuentan los requerimientos climatológicos para el cultivo de la lechuga. Es de suma importancia cultivarlas en climas fríos y con temperaturas promedios de 15 grados mensuales para que ésta crezca de manera óptima.

Debemos tener sumamente en cuenta que los climas calurosos y las altas temperaturas harán que nuestro cultivo no prospere como quisiéramos. A pesar de ello, la lechuga nos otorga una variedad de especies que nos ayuda a cultivarla a pesar de que nuestro clima no sea frío o esté entre las temperaturas necesarias. Por ejemplo, las lechugas que son frondosas se maduran bastante rápido y son ideales para ser cultivadas en ambientes cálidos.

Es esencial que al momento de cultivarlas, lo hagamos en espacios dónde haya sombra, en especial se lo hacemos en climas calientes y se puede sembrar cualquier día del año, aunque sus estaciones predilectas son la primavera y el otoño.

El suelo también posee ciertos requerimientos para el cultivo. A pesar de que la lechuga puede crecer en diferentes tipos de suelos, siempre es recomendable preparar la tierra antes de cultivarlas. Los suelos fértiles, que poseen gran cantidad de materia orgánica, que sean limosos y friables, y que poseen la capacidad de almacenar agua y con buenos drenajes son perfectos para la siembra de la lechuga.

La planta de la lechuga es bastante sensible a los suelos ácidos, por lo que se debe evitar la plantación en tierras en el que el pH sea menor a 5,5 o mayor a 6,5. También debe tenerse en cuenta la humedad y que esta esté distribuida de una manera uniforme para que la calidad de las hojas sea ideal.

cuidado en el cultivo de la lechuga

Normalmente los comerciantes que cultivan la lechuga de forma masiva someten sus suelos a diferentes pruebas antes de la plantación para reducir las pérdidas al mínimo, utilizando estiércol (como, por ejemplo, el de vaca), para rellenar cualquier vacío en el suelo, lo que otorga una gran de micronutrientes que ayuda al crecimiento de las plantas.

En este aspecto también entra la preparación de la tierra al momento de cultivar la lechuga. Ésta debe ser preparada para estar en la etapa de inclinación fina y friable. Esto se consigue mediante la utilización de un arado de campo, dando entre tres y cuatro arados profundos para que la humedad se mantenga en las hojas. Si el cultivo es masivo, se debe estudiar principalmente el suelo para medir el pH y verificar los vacíos en la tierra para que estos sean rellenados con micronutrientes, como mencionamos anteriormente.

La siembra de la lechuga se puede hacer de dos formas: Podemos optar por sembrar nosotros mismos las semillas o usando plantones, los cuales podemos sembrar en cualquier época del año.

Si empezamos desde cero con la plantación de la semilla, hay que tener en cuenta que estas no pueden ser enterradas muy profundo ya que de esta forma podríamos dificultar la germinación. La distancia ideal debe estar entre los cuatro milímetros o menos y podemos sembrarlas de manera directa o usando semilleros. El uso de éstos últimos usualmente suele favorecer el crecimiento y por ello es la más usada.

Debemos recordar dejar espacios entre treinta a cincuenta centímetros aproximadamente entre semillas para que estas tengan el suficiente espacio para crecer. Aunque esto depende un poco de la variedad de lechuga que vayamos a sembrar.

Las plagas y enfermedades en el cultivo de la lechuga, como en cualquier tipo de siembra, deben ser tomadas en serios ya que juegan sumamente importante cuando se quieren obtener productos de calidad y mayor durabilidad. Es por ello que explicaremos a continuación cuales son las principales plagas que atacan a los cultivos de lechugas y como tratar con ellas.

Las plagas y enfermedades en el cultivo de la lechuga

Plagas: Las principales y las más comunes plagas que atacan los cultivos de lechugas son los pulgones, la lombriz americana y las lombrices de tierra comunes.

Medidas de control: Para el control de dichas plagas, póngase en contacto con el departamento de horticultura local para obtener soluciones.

Enfermedades: La pudrición suave, el mildiú velloso (hongo destructivo en plantas) y el mosaico (decoloración en las hojas) son enfermedades comunes en el cultivo de la lechuga. Sin embargo, la selección de semillas resistentes a las enfermedades es muy importante para poder evitarlas.

Propiedades Medicinales de la Lechuga.

Propiedades Medicinales de la Lechuga

Propiedades antinflamatorias.

Se demostró que la lechuga posee propiedades que ayudan a controlar la inflamación. En modelos experimentales, los extractos de lechuga han demostrado un poder de control significativo sobre la inflamación inducida por biocatalizadores como la lipoxigenasa y la carragenina.

Protege las células neuronales.

Las neuronas son las células del cerebro que crean las conexiones físicas para que se pueda formar la memoria. Cuando las neuronas mueren en circuitos o conexiones específicas puede causar la pérdida de la memoria. En ciertos casos más graves, la muerte neuronal masiva puede ocasionar que aparezcan enfermedades como el Alzheimer.

Los extractos de lechugas estudiados mostraron poseer un control formidable sobre la muerte neuronal gracias al papel que desempeñan en la privación de la glucosa. La investigación también demostró que este vegetal tiene el potencial de ser usado en los tratamientos de neuroprotección como un remedio común para las enfermedades neurodegenerativas.

Disminuye los niveles de colesterol.

Lechuga Disminuye los niveles de colesterol

La lechuga puede reducir los niveles altos de colesterol que normalmente derivan en enfermedades cardiovasculares y otras condiciones de cuidado. Se realizaron estudios con ratones y se demostró que hubo una reducción significativa de colesterol en aquellos ratones que fueron alimentados con lechugas en comparación a los que no. En la mayoría de los casos se notó la presencia de peroxidación lipídica, de esta forma se llegó a la conclusión que de esta forma controlaba el colesterol.

Induce el sueño.

La lechuga Induce el sueño

Unos de los usos tradicionales durante la historia medicinal de la lechuga era la de inducir el sueño. Las investigaciones de los extractos de lechuga demostró que esta ocasionaba un aislamiento de un químico depresivo. Esta sustancia mostró poseer efectos sedantes significativos. Además de ello se pudo notar la disminución de la frecuencia cardíaca y las contracciones ventriculares.

Agente antioxidante.

Estudios también demostraron que la lechuga posee antioxidantes con una amplia gama de bioquímicos, como los que se encuentran principalmente en nuestra dieta, los cuales son bastante necesarios en la salud de las personas ya que actúan como barreras para la oxidación de otras moléculas durante el metabolismo celular.

Agente antimicrobiano.

El látex que segrega la lechuga tiene propiedades antimicrobianas. El hongo Candida albicans y otros con forma de levadura fueron deformados completamente cuando entraron en contacto con el látex de la lechuga. Los agentes bioquímicos que se consideran poseedores de estas propiedades antimicrobianas es el terpenos y los cardenolidos, de la misma forma que las enzimas y las glucanasas.

Beneficios de la Lechuga.

Beneficios de comer Lechuga

La lechuga posee una gran cantidad de beneficios que ayudan a nuestro cuerpo a mantenerse sano, completando las vitaminas, minerales y proteínas que nuestro cuerpo necesita para combatir algunos padecimientos o enfermedades. Entre los beneficios que nos brinda esta planta medicinal tenemos:

  • Bajo contenido calórico y un porcentaje de grasa mínimo.
  • Ayuda a mantener el corazón sano.
  • Ácidos grasos omega-3.
  • Proteína completa.
  • Ayuda con el insomnio.
  • Bajo índice glucémico.
  • Micro nutrientes que no se encuentran en otros alimentos.

Para qué sirve La Lechuga y sus Usos Medicinales.

Para qué sirve La Lechuga y cuales son sus Usos Medicinales

La lechuga es considerada el ingrediente principal de la gran mayoría de recetas de las ensaladas que existen, pero seguramente desconocemos las propiedades medicinales y sedantes que posee y los usos medicinales que podemos darle a esta deliciosa hortaliza.

La lechuga y su uso en el ámbito sexual.

Estudios realizados por la Universidad de Californias centrados en los efectos analgésicos que posee la lechuga y sobre la excitación sexual, mostraron que ésta posee efectos compensatorios que consigue estimular la fertilidad. Es por esto que, en la medicina natural, la lechuga suele usarse para problemas como la eyaculación precoz.

La lechuga y su uso en el ámbito sexual

La lechuga y la sexualidad.

Experimentos llevados a cabo por la Universidad de California, relacionados con los efectos calmantes de la lechuga y sobre la excitación sexual demostraron que esta produce efectos compensatorios y que estimula la fertilidad. En la medicina natural el empleo de la lechuga se recomienda para tratar problemas de eyaculación precoz.

La lechuga como planta medicinal.

Como ya lo hemos mencionado varias veces, ya en la edad media conocían las propiedades medicinales que posee la lechuga. Los herbolarios recomendaban combinar el jugo que esta segregaba con aceite de rosas para contrarrestar los dolores como la jaqueca y a la vez inducir el sueño. Según ellos, los efectos analgésicos que posee la lechuga podían ser comparados con los del opio, obviamente, sin la serie de efectos secundarios que producía éste.

La lechuga como planta medicinal

Se llegó a usar incluso para tratar problemas de dolores generales. Un ejemplo de esto eran los soldados romanos que cargaban hojas de lechuga en sus bolsas para aliviar el dolor que sufrían luego de las batallas.

La lechuga para el tratamiento de enfermedades.

A pesar de que la lechuga posee vitaminas y minerales, su riqueza primordial se encuentra en los alcaloides: la lactucina, ácido lactucico, hiosciamina y asparraguina.

De esta forma ha sido demostrado que este vegetal funciona como terapia de apoyo para tratar con el asma y la diabetes, también para combatir la tos nerviosa. De la misma forma es bastante útil para aliviar los dolores crónicos en las personas.

Remedios Caseros con Lechuga.

Remedios Caseros con Lechuga

Existen miles de remedios a base de esta maravillosa planta medicinal los cuales encontraras desde muy sencillos hasta otros un poquito complicado debido a los ingredientes que se utilizaran. En este artículos consejosmedicinales.com te cita los remedios caseros mas comunes a base de lechuga y que los puedes preparar fácilmente.

Remedio casero de lechuga para el insomnio.

Remedio casero de lechuga para el insomnio

Ingredientes: 300 gramos de hojas de lechuga y medio litro de agua

Preparación: Hervir las hojas junto al medio litro de agua durante diez minutos aproximadamente. Luego es menester dejar reposar por alrededor de cinco minutos.

Como tomarlo: Se recomienda beber la infusión cuando aún se encuentra tibia para conseguir un efecto más relajante.

Remedio casero de lechuga para el acné.

Remedio casero de lechuga para el acné

Ingredientes: Cinco o diez hojas de lechugas de tamaño normal.

Preparación: Dejar remojando durante cinco minutos y luego lavarlas. Luego se deben triturar o licuar hasta formar una pasta consistente.

Como tomarlo: Aplicar la pasta durante la zona afectada durante veinte minutos al día y listo. Retirar y lavar la zona para eliminar los residuos.

Remedio con lechuga para la tos y catarros bronquiales.

Remedio con lechuga para la tos y catarros bronquiales

Ingredientes: dos o tres tallos de lechuga espigada y un litro de agua.

Preparación: Hervir los tallos hasta en el agua hasta que la mitad de esta se haya evaporado. Dejar reposar durante cinco minutos después de apagarlo.

Como tomarlo: Beber una taza pequeña de esta preparación tres veces al día hasta que los efectos desaparezcan.

Remedio con lechuga para calmar el dolor de huesos.

Remedio con lechuga para calmar el dolor de huesos

Ingredientes: entre quince y veinte hojas de lechuga fresca.

Preparación: Calentar durante 5 minutos las hojas en agua.

Como tomarlo: Aplicar las hojas aún caliente sobre la zona dolorida a modo de compresas.

Remedio con lechuga para el dolor de muelas con encías inflamadas.

Remedio con lechuga para el dolor de muelas con encías inflamadas

Ingredientes: Dos hojas de lechuga, una cucharada de llantén y una taza de agua.

Preparación: Hervir las hojas de lechuga picadas, la cucharada de llantén en la taza de agua durante diez minutos.

Como tomarlo: Después de que enfríe, hacer varios buches al día con la preparación para calmar el dolor.

Contraindicaciones de La Lechuga.

Contraindicaciones de La Lechuga

Muchos personas se hacen esta pregunta ¿Es bueno consumir lechuga?. Desde nuestro punto de vista si es bueno por sus grandes propiedades y beneficios que nos brinda pero debemos consumirla de manera moderada. A pesar de todos los beneficios que podemos encontrar en la lechuga, esta también contiene ciertos tipos de contraindicaciones al consumirla que debemos tener en cuenta al momento de ingerirla:

  • Si una persona debe mantener activa de forma física y mental constantemente debe evitar el consumo excesivo de lechuga ya que, por sus propiedades analgésicas, podría interrumpir afectar esta forma de vida.
  • A las personas que padecen de problemas renales tampoco se les recomienda ingerir este vegetal de forma descuidada y sin ninguna indicación debido a las propiedades diuréticas que posee. De la misma manera, las personas que siguen un tratamiento diurético no deben añadir a la dieta un consumo elevado de lechuga.
  • La lechuga en exceso también podría influir en la velocidad del metabolismo. Esto se debe a que disminuye su velocidad y tardamos más en procesar los alimentos que consumimos, llevándonos a sufrir retención de líquidos y posible aumento de peso.
  • También puede generar gases estomacales, lo que derivaría en hinchazón y dolor abdominal.

Cabe recalcar que la mayoría de estas contraindicaciones se hacen presentes en casos específicos o cuando se abusa de su consumo.

Artículos Recomendados para mejor nuestra salud.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.