Efectos negativos de las bebidas gaseosas

Dos grandes monstruos comerciales muy conocidos por todos, nos invitan a través de cualquier vía, al consumo de ellas. Las vemos en nuestros día a día, y así sean inofensivas la realidad es que degustarlas, es perjudicarnos. Aunque generalmente el asumir las consecuencias no nos salva de caer en la tentación de adquirirlas.

Por tal motivo no debe asombrar que estas bebidas poseen porcentajes de consumo sumamente altos a nivel mundial, esto gracias a las importantes campañas publicitarias que nos invitan a ser parte de este target y que efectivamente logran su cometido. ¿Pero conocemos realmente en que nos afecta el consumo de estas bebidas?

¿Qué poseen las bebidas gaseosas?

Aunque no sea de mucha importancia el contenido de estas bebidas, debemos conocer que las mismas también son conocidas como refrescos, bebidas carbonatadas o sodas, saborizadas y efervescentes, obviamente este sabor que poseen se logra gracias a la unión de sus componentes.

Generalmente, dentro de estos componentes se encuentran: el agua, azúcar, edulcorantes artificiales, diferentes tipos de ácidos (cítrico, fosfórico, málico, tartárico), así como la cafeína, saborizantes, dióxido de carbono, conservantes, y sodio.

Cada uno de estos ingredientes poseen características muy propias, y contienen diversos elementos químicos, que le aportan a esta bebida ciertas cualidades, pero de esta forma notamos como tales ingredientes, no suenan muy beneficiosos que se diga, más bien nos entregan efectos negativos letales para nuestro organismo, si el consumo se hace frecuente y excesivo.

Adicionalmente el consumo de estas bebidas se realiza preferiblemente frío, ya que son sumamente refrescantes y también esto tiene una finalidad muy definida: para no perder el dióxido de carbono que le es otorgado por la efervescencia que posee.

Efectos negativos de las bebidas gaseosas

Vamos al punto que de verdad nos importa, y que debemos necesariamente conocer. Y es que si existen efectos negativos de las bebidas gaseosas,  ¿la forma?  A continuación señalamos varias consecuencias de su consumo:

En primer lugar, la obesidad puede arroparnos si excedemos el consumo de refrescos. Ya que las mismas poseen niveles de azucares altos, en especial la fructosa que afecta directamente niveles de hormonas como la insulina. Esto luego trae repercusiones porque al consumir productos con mucha energía y que contengan fructosa, se influye en el aumento del apetito y por lo tanto en el inicio de la obesidad.

Por otro lado, también se puede desarrollar la osteoporosis, que por lo general es causada por la poca ingesta de calcio en niños y adolescentes, que al preferir las bebidas carbonatadas en vez de las lácteas,  éstas repercuten en la formación de su masa ósea, frenan el desarrollo óseo y promueven mayores probabilidades de fracturas.

Adicionalmente, dentro de los efectos negativos del consumo las bebidas gaseosas también se puede originar el sufrir de enfermedades cardíacas, tomando en cuenta lo perjudicial del azúcar para el organismo, se puede llegar a sufrir de altos niveles de triglicéridos, hipertensión arterial y por supuesto altos niveles de azúcar en la sangre.

¿Sustitutos?

Seguidamente para tratar de evitar que todas las consecuencias anteriormente nombradas afecten nuestro bienestar, tenemos a disposición una serie de bebidas que pueden ser los sustitos perfectos para evitar el consumo de las bebidas gaseosas. Las cuales son: principalmente la ingesta de agua, jugos naturales, leche semidescremadas, y los jugos frutales sin agregar azúcar extra.

Básicamente el consumo de estos sustitutos, influirá de manera positiva en el organismo y por lo tanto en nuestra salud.

¿Qué concluimos?, el nivel de daño que las bebidas gaseosas generan en nuestro organismo, pero también la capacidad de elección que tenemos para sustituir el consumo de las mismas.

A pesar de que pensemos que son sumamente deliciosas y refrescantes, debemos hacer una pausa para darnos cuenta que sus consecuencias pueden ser realmente mortales. A pesar de que nos parezca repetitivo, nada mejor que consumir jugos naturales y hasta la esencial agua, porque nada nos beneficiará más que ellas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.