¿Cómo cuidar de la salud mental?

La salud mental se puede definir como un estado de bienestar en el cual un individuo es consciente de sus propias capacidades, que se encuentra en condiciones para afrontar las tensiones normales de la vida, se considera que puede trabajar de forma productiva y fructífera y tiene la capacidad de hacer una contribución a su comunidad.

En términos generales, es el estado de equilibrio entre una persona y su entorno socio-cultural y este garantiza su participación laboral, intelectual y de relaciones para alcanzar un bienestar y calidad de vida.

Causas de una mala salud mental

Mala salud mental

El estrés es una de las causas más resaltantes de la mala salud mental, esto se debe a que presiona al cuerpo a producir más cortisol (una hormona), que produce ganas de huir ante cualquier dificultad que se presente.

Por lo tanto, el problema radica cuando se produce demasiado de esta sustancia ya que se logra un nivel de estrés que desencadena otras enfermedades. Esto puede originar depresión o generar esquizofrenia en personas con una historia familiar con la enfermedad.

De igual forma, existen dos tipos de estrés con los que toda persona convive. Uno es positivo, es el que lleva a cada individuo a querer dar lo mejor de sí mismo y que lo motiva a seguir adelante.

Y por otro lado está el negativo, es aquel que provoca que la gente se salga de control y sienta que no puede manejar las situaciones que enfrenta.

Algunos síntomas de que algo anda mal son: Sufrir de insomnio por varias noches, tener diarrea prolongada, hallarse muy irritable y agresivo y que la mayor parte de sus pensamientos sean negativos o autodestructivos.

¿Cómo cuidar de la salud mental?

Es importante sacar los malos pensamientos, dejar de lado las tensiones y desechar los temores. Para esto es recomendable hacer una lista de las cosas buenas y malas que sucedieron y asimilar que el día siguiente está lleno de nuevas oportunidades por explotar.

  • Escuchar música en los trayectos de tu ajetreo diario para no percibir los ruidos agresivos de la calle. O en la casa, en cualquier momento ya que ayuda a disminuir el estrés.
  • Tomar el tiempo necesario para comer, la idea es que se disfrute de los sabores y se relaje mientras lo hace.
  • Concederse caprichos de vez en cuando que te consientan y saquen de la rutina.
  • Disfrutar de la naturaleza.
  • Un buen estado físico ayuda a controlar los niveles de estrés. Mantener una dieta sana, disminuir el consumo de alcohol, abandonar el cigarrillo, tomar menos café y hacer ejercicios también colaborarán con tu salud mental. Respeta los horarios de tus comidas.
  • Realiza ejerció fisco.
  • Mantén un horario fijo para dormir y duerme 8 horas diarias en un ambiente oscuro, silencioso y ventilado.
  • No sobredimensionar las malas noticias, todo el mundo tiene problemas, sean afectivos o laborales. Además, convivimos en una sociedad muy compleja. Si se engancha, dan ganas de irse a vivir a otra galaxia. La realidad es seria, pero no terrible. Y también existen las buenas noticias.

Meditación y salud mental

Por otro lado, existen muchos estudios que aprueban las ventajas que tiene la meditación para mejoramiento del estado mental.

En otro orden de ideas, el contacto social se asocia con la oxiticina, un neuropéptido que proporciona sensación de bienestar. Por ello, es importante que cuidar las amistades y las relaciones con la familia. Su apoyo es de gran ayuda en trastornos psicológicos y para combatir la ansiedad.

Otra forma de cuidarse la salud mental es recordar que el cerebro no es un músculo, pero no está demás entrenarlo. Participa en juegos que te exijan pensar, lee, disfruta buen cine, anótate en un curso de algo que te guste. Un cerebro entrenado tarda más en mostrar signos de deterioro.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.