Alimentación para la osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad cuyos índices de incidencia están dramáticamente en ascenso debido a hábitos sedentarios. Además de eso, también se considera el consumo de alcohol y cafeína como las principales causas de la osteoporosis. Las mujeres que ya dejaron atrás la edad de la menopausia, son el blanco más fácil de la enfermedad debido a los cambios hormonales que ocasionan descalcificación. Tener una buena alimentación para la osteoporosis es esencial.

De acuerdo a los últimos estudios, el 50% de la población fémina posmenopáusica sufrirá por lo menos una lesión ósea o fractura de algún hueso.

Si ya se padece de osteoporosis, la visita al médico es obligatoria ya que es el único que puede guiarte con una buena dieta de alimentación para la osteoporosis.

Calcio, mineral importante en la alimentación para la osteoporosis

alimentación para la osteoporosis

Está en los lácteos y cereales y son parte primordial de la alimentación para la osteoporosis. Los mismos alimentos que aportan buena cantidad de calcio, también por lo general contribuyen con fósforo, vitamina D y magnesio. Siempre es recomendable beber un vaso de leche, comer dos yogures pequeños o consumir hasta 80 gramos de queso por día.

Vitamina D

La vitamina D la podemos encontrar en los pescados azules y en el aceite de hígado de bacalao. Favorece el crecimiento de la masa ósea además ayuda a mantener buenos niveles de este mineral en el torrente sanguíneo, por eso es importante incluirla en la alimentación para la osteoporosis. Para las personas que ya la padecen, alimentos como la mantequilla, hígado y huevos son idóneos y recomendados por los especialistas.

Es aconsejable consumir sardinas de forma regular si se tiene osteoporosis porque contienen mucha vitamina D, aproximadamente 250 UI.

Fósforo

El fósforo está presente en frutos secos y legumbres. Cuando el cuerpo carece de fósforo, tiende a absorber el calcio de los huesos. Los alimentos con alto contenido de proteínas son los que más cantidad de fósforo poseen. Los pescados, los huevos y los lácteos además de ser ricos en proteínas, lo son también en el contenido de este importante mineral. También se aconseja añadir a la dieta cereales integrales y legumbres.

Vitamina K

De acuerdo a las últimas investigaciones, la osteoporosis no solamente se origina por la carencia de calcio sino también cuando los niveles de osteocalcina se reducen. Cuando existe una disminución de esta proteína en el organismo, los riesgos de fractura aumentan radicalmente, de acuerdo a un estudio llamado Dilatational band formation in bone.

Por lo tanto, los resultados de dicha investigación sugieren que para tratar de manera más efectiva esta enfermedad, es necesario abordar los niveles de osteocalcina, ya que es la responsable de metabolizar la vitamina K. Cuando hay debilitamiento de esta vitamina en el cuerpo, la probabilidad de malformación y descalcificación ósea es bastante alta.

Para recuperar los niveles de vitamina K, es importante consumir verduras de hojas verdes como el brócoli y espinaca. Esta vitamina también puede ser encontrada en alimentos como el aguacate, los kiwis y el perejil. Para aumentar la vitamina en el cuerpo, basta con tomarse una cucharada de aceite de oliva o perejil ya que poseen proporciones considerables de este nutriente vitamínico.

Otros minerales a tomar en cuenta

Por su lado, el consumo de magnesio puede traer beneficios. Especialmente sobre todos a las personas que ya sufren de la enfermedad de los huesos frágiles. Para una mejor absorción de la vitamina D. En particular, se sugiere la ingesta de alimentos ricos en prebióticos. Los cuales a su vez también ayudan a mejorar la flora intestinal.

Hay minerales, sin embargo, que no pueden ser consumidos en grandes cantidades. Sin embargo, agregarlos a la dieta contra la osteoporosis en pequeñas cantidades podría ayudar. Ellos son: el boro, el zinc y el magnesio.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.