4 alimentos ricos en vitaminas y nutrientes

Champiñón rico en selenio

alimentos ricos en vitaminas

De todas las setas es la más consumida en el mundo y quizá también la más humilde por su precio asequible y popularidad. Su escaso aporte calórico (15 cal/100g) y su fibra saciante (2%) le han valido la fama de agradecido en dietas para perder peso, pero bajo esa imagen de seta modesta se esconde un gran tesoro nutricional. Los champiñones son ricos en vitaminas y nutrientes  del grupo B. Así como en fósforo, hierro, cobre y sobre todo selenio, un mineral antioxidante que ayuda a prevenir el cáncer. Además procuran abundante potasio y poco sodio, lo que los hace aconsejables en caso de hipertensión. Resultan deliciosos en ensaladas, crudos y aliñados con vinagreta.

La energía dulce y sabrosa de los higos

El intenso aroma de los higos invita en ambas orillas del Mediterráneo a despedirse del verano sin amargura. Siendo los higos una fuente de vitaminas ricas  en nutrientes  y generando increíbles sabores en los platillos, Entre finales de agosto y principios de octubre esta fruta ofrece su pulpa dulce y suculenta en el punto justo de madurez. De los higos se suele creer que son muy calóricos, pero en la práctica solo aportan unas 75 calorías por 100 gramos, más o menos como la uva o el plátano. Su dulzor se debe a su riqueza en azúcares (19%), que proporcionan al organismo energía rápida y le ayudan a reponer fuerzas tras los esfuerzos físicos. Los atletas griegos, de hecho, los comían antes y después de las competiciones deportivas pues su enorme carga de vitaminas ricas  en nutrientes ofrecía una forma efectiva de reponer energias. Y hacían bien: además de energía, aportan calcio y magnesio que, junto a pequeñas cantidades de otros minerales, contribuyen a reforzar el sistema músculo-esquelético. Los higos son también muy digestivos y su abundante fibra (3%) ayuda a evitar el estreñimiento. Combinados con queso fresco resultan exquisitos en ensaladas de hoja amarga, como la rúcula.

Moras silvestres

Despedir el verano con excursiones por las montañas ofrece el aliciente de poder recoger por el camino estas sabrosas bayas, aunque quien no tenga la oportunidad de comerlas las zarzas no debería dejar de aprovechar su breve paso por los mercados. Las moras en las que el dulzor de sus azúcares (8%) se entremezcla con un sabor ligeramente ácido, albergan en su pequeño interior nutrientes muy valiosos: fibra (2%), vitaminas ricas en nutrientes C y E, ácido fólico y algo de hierro. Pero sobre todo aportan, como otras bayas, el efecto antioxidante de sus antocianinas. Estas, responsables de su color morado, protegen la salud cardiovascular y refuerzan el sistema inmunitario. Las moras muy maduras aceleran el tránsito intestinal.

Pimientos de Padrón exquisitez con sorpresa

Los auténticos pimientos de Padrón crecen en el municipio coruñés que les da nombre, y se encuentran solo en temporada, entre junio y octubre. Para diferenciarlos de imitaciones procedentes de Almería, Murcia o Marruecos, que han llevado a verlos en el mercado todo el año, se ha creado ahora la denominación de origen pimientos de Herbón. A Herbón, parroquia de Padrón, trajeron de América estos pimientos los monjes franciscanos. Si pican o no depende de si se han plantado al sol. Los pimientos aportan vitaminas ricas en nutrientes, como la C y fibra laxante. Freírlos como manda la costumbre destruye parte de sus nutrientes y suma muchas calorías, aunque proporciona una tapa exquisita.

Deliciosamente roja

alimentos ricos en vitaminas

El color rojo vivo de la manzana Red Delicious resulta tan atractivo como su pulpa jugosa y blanda, más dulce que la de otras manzanas. Se trata de una variedad grande. Una sola pieza (150 gramos como mínimo) puede cubrir la tercera parte de las necesidades diarias de  vitaminas ricas  en nutrientes  C y eso aportando solo 75 calorías. Su fibra soluble, la pectina, actúa como un gel en el aparato digestivo, lo que ayuda a regular el tránsito intestinal y a reducir la absorción del colesterol. Es digestiva, previene el mal aliento y azúcares son bien tolerados por los diabéticos. Es preferible comerla con la piel, pues en ella se concentra buena parte de la fibra.

El energético plátano Baby

La carne más fina de estos exóticos plátanos y su tamaño reducido los convierte en un delicioso tentempié, adecuado para reponer fuerzas tras el ejercicio o calmar el apetito entre horas. Los plátanos baby, como los más grandes, son ricos en hidratos de carbono, en su mayor parte almidones, se transforman en azúcares al ir madurando la fruta, lo que procura energía rápida al organismo. Por su riqueza en potasio, los plátanos ayudan a regular la hipertensión arterial y su magnesio los hace útiles para prevenir los calambres musculares. También aportan vitamina ricas en nutrientes  B6, ácido fólico y triptófano, un precursor de la serotonina que ayuda a sentirse algo más relajado y animado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.